El Ideal Supremo del Amor Divino

El Ideal Supremo del Amor Divino

Un fragmento (la conclusión) del libro

 «La búsqueda amorosa del Señor en pos de Su sirviente perdido»,

de Srila Bhakti Raksak Sridhar Dev Goswami Maharaj.

—Con esto, tratamos de honrar el sagrado día de Sri Radhastami—

Aunque los Pasatiempos de Radha y Govinda se mencionan en las Escrituras, todas estas cosas son muy elevadas. Por lo general no deben expresarse con palabras, pero a veces nos vemos forzados a hablar de ellos porque el excelso ideal de amor divino que nos otorga el Srimad-Bhagavatam es la meta suprema de la vida. Por supuesto que la erudición de Sukadeva Goswami y de Sri Gauranga Mahaprabhu han ayudado en cierta medida para establecer la proposición de que el amor está por encima del conocimiento.

Todos admitieron que Sukadeva Goswami alcanzó el más alto logro de los hombres de conocimiento. Los eruditos aceptaron unánimamente que él ocupaba la posición más elevada. Por eso, cuando Sukadeva Goswami vino a inaugurar el principio de que el amor divino está por encima de todo, los eruditos tuvieron que apreciarlo. Chaitanya Mahaprabhu demostró a los letrados que su inteligencia y erudición eran superiores a las de todos los demás. Por consiguiente, cuando Él vino con las nuevas del amor divino, a los hombres ordinarios les resultó más fácil aceptarlo como el ideal más elevado y el luchar por alcanzarlo.

Así pues, Vasudeva Gosh dice: yadi gaura na ha’te tabe ki haita kemane dharitam de. Si Mahaprabhu no hubiese aparecido en este Kali-yuga, ¿cómo hubiésemos podido tolerar la vida? Lo que Él ha otorgado es la esencia misma de la vida, el sabor, el encanto de la vida. Pensamos que sin eso nadie podría vivir en este mundo. Y eso fue inventado, fue descubierto por Chaitanya. Si Él no hubiese venido, ¿cómo podríamos vivir? No es posible vivir sin algo tan sagrado y magnánimo como el amor divino. Sin Chaitanya Mahaprabhu, ¿cómo podríamos saber que Radharani se yergue suprema en el mundo del amor divino? Todas estas cosas las hemos recibido de Él, y ahora pensamos que la vida es digia de vivirse. De lo contrario, vivir sería suicida.

Servir a aquellos que pueden servir a Radharani es el camino para aproximarnos a Sus alrededores. Al servir a los sirvientes del sirviente, se nos asegura el éxito para recibir la gracia de Krisna. Si de alguna manera se nos puede contar entre el grupo de los servidores de Radharani, nuestro futuro estará asegurado.

Dentro del grupo de los servidores de Radharani, aspiramos a ser rupanugas, seguidores de Sri Rupa. Y los seguidores de Sri Rupa estarán muy ansiosos de seguir las órdenes de Sri Rupa, cómo él lo está por seguir las de Lalita. De este modo, a través de Rupa Goswami, nuestro servicio devocional irá al plano más excelso. Y sólo allí se encuentra nuestro logro más elevado. La meta más elevada de nuestra vida no es nuestra conexión con Radharani o Lalita Devi. Nuestra aspiración más elevada es servir en el Rupanuga-sampradaya. Eso significa que nuestro logro mas elevado está relacionado con Sri Rupa.

Se ha dicho que Radha-dasyam es el logro más elevado, ¿por qué? La calidad y la cantidad de rasa que Radharani puede extraer de Krisna jamás ha de encontrarse en otra parte. Por consiguiente, si uno está situado detrás de Radharani podrá saborear no solo la cantidad sino también la calidad suprema del rasa.

Ninguna otra persona puede extraer de Krisna un rasa tan excelso. La calidad más elevada, más plena, es extraída de Krisna. Él se da plena, completa y profundamente. Por lo tanto, si uno se encuentra en el grupo de Sri Rupa, podrá  saborear ese tipo de rasa.

En el  campo de Radharani, cuando Krisna y Radha disfrutan de Pasatiempos muy íntimos en un lugar apartado, las sakhis mayores no osan entrar en ese lugar para servirles. Las jóvenes, las mañjaris, son enviadas allí. La líder de ese joven grupo puede entrar allí donde Radha y Govinda se relacionan íntimamente, cuando ni siquiera las sakhis se atreven a acercarse por temor a interrumpir. Pero debido a su corta edad, Rupa y las mañjaris pueden entrar alli en ese momento. Esa clase de rasa, que ni siquiera se logra a través de las sakhis, solo puede obtenerse a través de las mañjaris.

Bhaktivinod Thakur implora que se le admita allí. Así de elevada es la calidad de su aspiración. Él dice, rupanuga hoite sei doy. Él corre para que se le enrole en el grupo de Rupa, quien puede otorgarnos una perspectiva de esa naturaleza. Y Prabhupad Saraswati ha definido el requisito previo para comprender todas estas cosas:

         yatha yatha gaura padaravindevindeta  bhaktim krita punya-rasih

         tatha tathotsarpati hridy akasmat radha padambhoja sudhambhurasih

«En la medida que te entregues a los pies de loto de Sri Gauranga, te encontrarás felizmente situado en el servicio a Radha-Govinda. No trates de acercarte a Radha-Govinda directamente. Si lo haces, puede haber dificultades. Pero los pies de loto de Sri Gauranga te llevarán allí sin peligro.»

En mi poema en sánscrito, dedicado a Bhaktivinod Thakur, explico estos puntos.

            sri-gauranumatam svarupa-viditam rupagrajenadritam

            rupadyaih parivesitam raghu-ganair asvaditam sevitam

            jivadyair abhiraksitam suka-siva-brahmadi sammanitam

            sri-radha-padha-sevanamritam aho tad datum iso bhavan

 

«Solo Sri Swarup Damodar conocía íntimamente aquello que fuera confirmado por Sri Chaitanya Mahaprabhu en Su advenimiento. Sri Sanatan Goswami le ofreció su adoración, y Sri Rupa Goswami y sus seguidores le sirvieron. Raghunath Das Goswami saboreó plenamente esa cosa maravillosa y le dió realce con su propia realización. Jiva Goswami la respaldó citando las Escrituras. Brahma, Shiva y Uddhava, anhelan saborear esa verdad divina, considerándola como la meta suprema de la vida. ¿Y cuál es esa verdad tan maravillosa? Sri Radha-pada sevana: El néctar más excelso de nuestras vidas es el servicio a Srimati Radharani. Es sumamente maravilloso. Oh, Bhaktivinod Thakur, tú eres nuestro preceptor, tú puedes otorgarnos el don más preciado que el mundo ha llegado a conocer. Está a tu disposición. Oh, Bhaktivinod Thakur, por favor, sé bondadoso con nosotros y concédenos tu misericordia.»

Así, Sri Chaitanya Mahaprabhu, nuestro más magnánimo Señor, ha venido a buscar a Sus Sirvientes por largo tiempo perdidos y a otorgarles este ideal supremo de amor divino.

¡Gaura Hari Bol!

(Capítulo: El servicio a Sri Radha)

(Transcripción realizada por Sri Parama Priya Devi Dasi)

Comments

comments