La Desaparición de Gurudev

La Desaparición de Gurudev

La Desaparición de Gurudev

Srila Acharyadev

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 25 de Abril 2021, parte 1

Hoy es el día sagrado de la desaparición de Om Visnupad Jagad Guru Srila Bhakti Sundar Govinda Dev-Goswami Maharaj. Hoy, Sri Gurupadpadma dejó su cuerpo… Es un día de separación muy doloroso, pero estamos observándolo pacíficamente. La desaparición y aparición de los Vaisnavas son lo mismo, no son diferentes entre sí—los Vaisnavas son propiedad del Señor, Gurudev es el asociado personal del Señor.

সাক্ষাদ্ধরিত্বেন সমস্ত-শাস্ত্রৈ-
রুক্তস্তথা ভাব্যত এব সদ্ভিঃ ।
কিন্তু প্রভোর্যঃ প্রিয় এব তস্য
বন্দে গুরোঃ শ্রীচরণারবিন্দম্ ॥
saksad-dharitvena samasta-sastrair
uktas tatha bhavyata eva sadbhih
kintu prabhor yah priya eva tasya
vande guroh sri-charanaravindam

“Ofrezco mis obediencias a los pies de loto de Sri Guru, a quien todas las Escrituras proclaman como el Señor Mismo, y que es considerado así por los sadhus; además, también es el amado devoto del Señor”.

(Sri Sri Gurvastakam, 7)

Entonces, hoy es el día de desaparición de Sri Gurupadpadma—él eligió el día para abandonar este mundo. Se fue de nuestra vista un día como hoy, a las 4:20-30 de la mañana. Él está presente ahora en su forma de samadhi y nos concede su misericordia desde allí. Siempre permanece dentro de sus pasatiempos eternos. El Señor y Gurudev siempre permanecen dentro de sus pasatiempos eternos. Gurudev nos puso a cargo de todo y ahora está dando su misericordia desde allí. Sin su misericordia, no hubiéramos podido vivir hasta el día de hoy, no hubiéramos podido practicar la conciencia de Krishna hasta el día de hoy. Si Gurudev no nos concede su misericordia, seremos apartados del servicio y de la conciencia de Krishna. Sin la misericordia de Gurudev no podemos pensar en Harinam, Hari-seva, en adorar al Señor o en practicar la conciencia de Krishna. Sin su misericordia, no podemos saber, no podemos entender nada acerca de qué es servicio, qué es la adoración al Señor o qué es la conciencia de Krishna.

Este día es muy doloroso para mí y también para todos. Este día es intolerable para mí. Puedo tolerar muchas cosas, pero este día, cuando Gurudev partió, es insoportable.

El día antes de que Gurudev dejara este mundo, yo había ido desde Nabadwip para ver a Gurudev en Kolkata. Me había reunido con él, hablé con él y ni siquiera pude imaginar que Gurudev me dejaría al día siguiente… El día que vine para ver a Gurudev era ekadasi, todos lo saben (ayer fue ekadasi). Tuve que regresar a Nabadwip el mismo día porque se suponía que debía ir a un programa de prédica en Mednipore, pero al día siguiente, por la mañana, cuando escuché la noticia a las 4:30 o 4:45, no podía entender lo que debía hacer. Alguien me dijo que tenía que ir a Kolkata, así que fui a Kolkata para ver a Gurudev.

Así que volví a Kolkata… Luego, se organizó una ambulancia, todos estaban allí—la hija de Gurudev, su nieto, y algunos devotos también estaban allí. Llevé a Gurudev hasta Nabadwip en la ambulancia. Llegamos a Nabadwip por la tarde. Di la noticia a toda la televisión, radio, periódicos, etc. También envié un mensaje a todos los acharyas de las Gaudiya Math de la Asociación de Vaisnavas de Mayapur—al escuchar las noticias, ellos enviaron a sus representantes para ver a Gurudev…

En realidad, el lugar donde está ahora el samadhi mandir de Gurudev fue elegido por Gurudev mismo. Inicialmente, yo preparé un lugar cerca de la puerta principal, del bhajan kutir de Srila Sridhar Maharaj, pero Gurudev dijo que prefería estar cerca del samadhi mandir de su Guru Maharaj. Primero, quería que le dijera a todos que quemaran su cuerpo y lo arrojaran al Ganges, pero yo le dije que eso era imposible porque sus seguidores en todo el mundo no lo aceptarían. Entonces, Gurudev dijo: “Está bien, si no lo aceptan, preferiría que me ubiques cerca del samadhi mandir de mi Guru Maharaj”.

Había un árbol de mango en ese lugar. Estaba ya casi muerto, y lentamente, lentamente murió, sólo quedaba un pequeño tronco. Sacamos ese tronco y comenzamos a cavar el suelo para el samadhi de Gurudev… Cuando llevamos a Gurudev a Nabadwip, bañamos su cuerpo con ghee, agua del Ganges, etc. Eran casi las cinco de la tarde, pero recuerdo que el cuerpo de Gurudev era como antes. El cuerpo trascendental de Gurudev permaneció tal y como estaba cuando su alma lo dejó. No hubo ningún cambio de color ni nada. Era muy suave y hermoso—su cuerpo era tan suave como el algodón… Yo estaba sorprendido al ver esto. Así es el cuerpo de un devoto trascendental.

Después de que el cuerpo de Gurudev fue bañado frente al samadhi mandir de Srila Sridhar Maharaj, fue sentado en su samadhi… De alguna manera todos me dijeron que tenía que bajar al interior del agujero para escribir el Brahma gayatri con un poco de arcilla de tilaka en su cuerpo y también para ponerle las marcas de tilaka. Ese día no podía controlarme, no entendía nada, no podía pensar con claridad. No sé cómo, pero de alguna manera bajé e hice lo que me dijeron que hiciera; luego empezaron a arrojar la tierra… Cuando la tierra llegó a la cabeza de Gurudev, no pude quedarme más allí. Me fui muy lejos porque no podía soportar ver eso. No me quedé más allí. Cuando todo estuvo terminado, ofrecieron bhoga a Gurudev, hicieron el arati y colocaron encima un árbol de Tulasi. También compré algunas chapas de hierro nuevas, coloqué una cerca en los cuatro lados del samadhi, y lo cubrí con un techo. Catorce días después comencé a construir el samadhi mandir de Gurudev. Esta es la regla—sólo es posible comenzar a hacer un samadhi después de que hayan pasado catorce días. Muchos me dijeron que esperara un año, pero yo dije: “¿Qué pasa si no estoy vivo en un año; quién hará entonces el samadhi de Gurudev?”. Por lo tanto, comencé a construir el samadhi mandir de Gurudev catorce días después de su desaparición. Posteriormente, ya todos saben lo que pasó…

— : • : —

“Todo Se Hundió en la Oscuridad

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 25 de Abril 2021, parte 2

Es imposible para mí, un alma caída, glorificar a Srila Gurudev. No tengo ninguna cualidad, ninguna calificación para glorificarlo. Diez millones de bocas, diez millones de lenguas no son suficientes para cantar la glorificación de Gurudev, entonces, ¿cómo es posible que alguien como yo, una simple alma caída, lo glorifique?

Gurudev siempre está con nosotros. Yo veo todo el tiempo que Gurudev nos cuida, que Gurudev siempre me protege. En peligro o en cualquier otro momento, cualquiera que sea la situación, siempre me refugio en Gurudev y Gurudev me mantiene y me sostiene con su misericordia.

Antes no podía entenderlo, pero cuando Gurudev dejó este mundo, sentí que tenía un paraguas sobre mi cabeza y que ahora ese paraguas se había ido… Un árbol baniano da sombra a todos, y Gurudev es como un árbol baniano—él me protegió de todo. A la sombra de sus pies de loto, no sentirán ningún dolor o molestia. Aquellos que tienen una pequeña relación con Gurudev, pueden sentir lo que se llama separación—solo ellos pueden comprender qué es el dolor agonizante de la separación, qué doloroso es. Solo aquellos que sienten esa separación pueden entenderlo…

Llegué a los pies de loto de Gurudev en 1991-1992, y desde ese momento solo he estado tratando de cumplir su orden y de servirle. Procuré seguir las instrucciones de Gurudev tanto como pude, dentro de mi capacidad. No sé hasta qué punto pude complacer su deseo, pero Gurudev me toleró mucho. En varias ocasiones hice algo que no era de su agrado, Gurudev me regañó mucho—me gustaba mucho su castigo. Gurudev siempre decía: “Si castigo a todos, ellos huirán de mí. Solo hay una persona a la que puedo castigar”, y mencionó mi nombre. Dijo: “Solo puedo castigar a Acharya Maharaj porque sé que él siempre se quedará conmigo, nunca me dejará”. Gurudev siempre decía eso.

Constantemente hablaba con Gurudev sobre todas las cosas felices y tristes. Iba a verlo a las 2-3 de la mañana. A veces me llamaba por la noche, a las 2:30 o 3 de la mañana, y yo corría inmediatamente hacia él—incluso si estaba durmiendo con una gumcha, si Gurudev me llamaba, acudía inmediatamente a él. Nunca pensé en tomarme el tiempo para ponerme un dhoti y una camisa, corría como estaba, con una simple gumcha. Gurudev me aceptó como su propiedad… “Janakadhika-vatsala-snigdha-padam”. Recibí mucho afecto de Gurudev, su afecto fue mucho más de lo que ni siquiera obtuve de mi padre o de mi madre… Cuando Gurudev dejó este mundo, pensé: “Ahora, ya no queda nadie en este mundo que me castigue”. Siempre hablaba con Gurudev de corazón a corazón, le contaba todas las cosas felices e infelices, y cuando Gurudev abandonó este mundo, no pude entender nada—lo que estaba pasando, lo que iba a suceder, todo se hundió en la oscuridad para mí… Pensé, “¡Estoy solo!” Me quedé solo, pero luego muchos devotos extranjeros vinieron y se quedaron siempre conmigo, así que gradualmente pensé: “Ya no estoy solo. Seguiré adelante y pasaré mis días felices e infelices con ellos…”

Gurudev me dio muchas tareas, muchas responsabilidades de servicio, servicios muy difíciles, pero yo nunca le dije que no a Gurudev, y tuve éxito en cada tarea por su misericordia. Gurudev me envió varias veces a predicar en India y también me envió al extranjero—fui con él y también fui solo. Gurudev me puso a prueba, si podía ir por mi cuenta o no. Todo esto sería imposible de lograr sin su misericordia. Lo logré solamente por la misericordia de mi Gurudev. Gurudev me envió a predicar en Bengala, me envió a colectar arroz, a colectar papas, y lo logré por su misericordia. Gurudev me asignó servicios muy difíciles, muchas decisiones difíciles. Hace algunos años, Gurudev me dio la responsabilidad de organizar el parikrama a Sri Nabadwip Dham (el festival principal); también organizaba un gran festival el día de aparición de Gurudev y el festival de la aparición de Param Guru Maharaj Srila Sirdhar Dev-Goswami Maharaj. Gurudev me dio esta responsabilidad y me dijo que cuidara a los devotos. Así es como hice tantas casas de huéspedes, el Govinda Kunda, y muchas sucursales del Sri Chaitanya Saraswat Math. Gurudev me dio todas estas tareas y estaba feliz de verme hacerlo. Nunca me negué a hacer ningún trabajo.

A veces, Gurudev se enojaba y me decía: “¡Sal de aquí!”. Yo salía, y en media hora podía regresar y decir: “Necesito dos lakhs (200.000) rupias”. Entonces, Gurudev sostenía: “¡Te dije que salieras!” y yo respondía: “Sí, me has dicho que salga, pero no me prohibiste volver”. Así es como siempre volvía con Gurudev. Siempre me sentaba junto a Gurudev como un ternero se sienta al lado de su madre. Cuando había servicio, lo hacía, y en todas las demás ocasiones en que Gurudev estaba en Nabadwip, me sentaba en silencio como un ternero con su madre. No decía nada ni hacía ninguna pregunta, me sentaba y esperaba su orden o instrucción como un pájaro chatak que siempre espera una gota de lluvia…

— : • : —

Publicado originalmente en inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2021/210424-2EverythingPlungedIntoDarkness.php

Alerta al Servicio

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 25 de Abril 2021, parte 3

Cada vez que Gurudev salía de Kolkata a Nabadwip, me llamaba—no le decía a nadie que iba a venir a Nabadwip, pero me llamaba y avisaba que vendría. Él me instruía, “Voy a Nabadwip, no se lo digas a nadie”, y yo solo se lo decía a una o dos personas en secreto para que limpiaran un poco la habitación de Gurudev. Luego, cuando Gurudev llegaba a Krishnanagar (siempre usaba ese camino porque en aquel momento no había uno a través de Kalna), me llamaba de nuevo y decía: “Estoy en Krishnanagar”. Así, estábamos listos para comenzar con el kirtan y darle la bienvenida a Gurudev, hacer un poco de sankirtan. Cuando llegaba Gurudev, subíamos a su habitación, y hacíamos el arati, etc.

Yo sabía lo que le gustaba comer a Gurudev e iba al mercado un día antes de su llegada, compraba todo y lo guardaba en su cocina; sabía que cuando llegara Gurudev, su sirviente empezaría a cocinar para él. Gurudev siempre salía de Kolkata temprano en la mañana y llegaba a Nabadwip alrededor de las nueve. Entonces, yo iba al mercado el día anterior y tenía todo listo en la habitación de Gurudev. A Gurudev le gustaba el arroz chamarmani. Es un arroz muy bueno. Gurudev no podía comer atop chal, le causaba problemas en el estómago, pero le gustaba el arroz chamarmani precocido. También comía begun bhaja (berenjena frita, pero la berenjena tenía que estar sin semillas). Le gustaba el aloo siddho (papa hervida) muy caliente con dos-cuatro chiles bien fritos. A veces, también tomaba dal de garbanzos partidos o moong dal y algo de subji. No le gustaba tener demasiadas preparaciones. Ya saben que tenía azúcar en la sangre, pero a veces pedía helado. Le gustaba el ThumbsUp y también le gustaba el mango. El mango tiene mucha azúcar, pero a él no le importaba—incluso si su azúcar era alta, seguía comiendo mango. Después dejó de comer papas, pero le gustaba mucho el aloo posto.

Siempre estaba alerta hacia Gurudev—yo sé todo, lo que le gusta, lo que come, etc.

Pueden ver las Deidades aquí en Siliguri. Estas Deidades fueron elegidas por Gurudev mismo. Un día, Gurudev me dijo: “Ven, saldremos”. Fuimos con el hombre que hace las Deidades, y Gurudev me mostró estas Deidades diciendo que las mandó a hacer hace mucho tiempo. Hubo una inundación en el año 2000, pero las Deidades no sufrieron daños, por lo que Gurudev dijo que eran de muy buena calidad. Gurudev me preguntó: “¿Te gustan estas Deidades?”. Dije: “Sí, me gustan”; y Gurudev me dijo que tomara las Deidades. Hicimos el pedido, las Deidades solo tenían que ser pintadas, y el hombre que hizo las Deidades dijo que las enviaría al templo en unos días. Inicialmente, Gurudev dijo que quería enviarlas a Malasia, pero eso no sucedió, luego se hizo un templo aquí en Siliguri e instalé estas Deidades aquí. Entonces, al mismo Gurudev le agradaron y él eligió estas Deidades de Sri Sri Guru Gauranga Gandharva Govindasundar. Gurudev mismo les dio este nombre.

Este templo aquí en Siliguri se inició cuando Gurudev estaba en el extranjero, en Estados Unidos. Yo vine aquí para un festival organizado por la Devananda Gaudiya Math, y a los devotos les gustó mucho, así que llamé a Gurudev y le pregunté si podía hacer un templo aquí. Gurudev dijo que estaba muy enfermo y que iba a ser operado, pero que si quería hacer un templo en Siliguri, podía hacerlo. Me dio permiso. Más tarde, vio las cúpulas del templo. Gurudev me preguntó en ese momento si los cimientos del edificio eran lo suficientemente fuertes y, por la misericordia del Señor, no hay ningún problema hasta el día de hoy. Gurudev no pudo venir aquí él mismo debido a un hombre, ya lo saben. Gurudev quería venir, cuando hacía mucho calor en Kolkata, pero un hombre, aunque era discípulo de Gurudev, traicionó a Gurudev. Gurudev estaba muy molesto. Él dijo: “Si alguien toma iniciación de mí y luego se comporta así, yo no iré allí”. Estaba enojado y no vino. ¿Cómo es posible que un discípulo engañe a su Guru de esta manera? Es inimaginable. Por eso Gurudev lo llamó mosquito chupa sangre. Gurudev dijo: “Mi discípulo chupa mi sangre de la misma manera que un mosquito chupa la sangre humana”. A menudo recuerdo estas duras palabras de Gurudev. Cuando alguien pierde la misericordia de Gurudev, se convierte en un gran ofensor. Han escuchado la historia de Ramachandra Puri—primero ofendió a los Vaisnavas, luego ofendió a su Guru, y finalmente ofendió los pies de loto de Mahaprabhu; luego se vio obligado a dejar Jagannath Puri y nadie sabe adónde fue después de eso.

A Gurudev siempre le gustaron los árboles y las vacas. Nunca permitía cortar árboles. En una ocasión, una trabajadora recogió hojas secas y las estaba quemando al pie de un árbol. Gurudev lo vio y le dijo: “¿Qué estás haciendo? ¡El árbol siente dolor por el calor! Estás haciendo que el árbol sufra mucho y el Señor te dará el mismo sufrimiento por esto”. Tampoco permitió nunca vender una sola vaca del gosala. Gurudev dijo: “Si vendes una vaca, algún musulmán la comprará y se la comerá, y tú sufrirás la reacción por esto. No lo hagas”. Tampoco permitió vender pescado del estanque. Ahora que tuvimos que irnos de Nabadwip, han vendido todas las vacas, han vendido todo el pescado, han cortado muchos árboles y los han vendido. Todo esto es una ofensa. Cuando hice la construcción, la hice muy bien, no se puede sacar un solo ladrillo de las paredes, de lo contrario ellos también sacarían los ladrillos y los venderían. Vendieron los ventiladores, la nevera, vendieron el televisor de Gurudev. Eso es lo que está sucediendo ahí. Y todo esto no es mi problema, ellos lo están haciendo, y son ellos los que se están metiendo en problemas por esto…

— : • : —

Publicado originalmente en inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2021/210424-3ServiceAlertness.php

Hitos del Servicio

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 25 de Abril 2021, parte 4

Gurudev me trajo aquí y me enseñó todo. Al igual que un herrero calienta un trozo de hierro y luego hace un martillo o un par de tijeras, etc., de la misma manera, Gurudev me moldeó desde una edad temprana. Yo llegué al templo antes de los treinta años. Antes de llegar al templo, tenía un trabajo, pero Gurudev me dijo una sola palabra (me dijo que lo dejara) y de inmediato lo abandoné y me quedé en el templo. Era un trabajo muy rentable, solía enseñar en una universidad y recibía un salario muy bueno, entre 170.000 y 200.000 rupias, pero lo dejé sin pensar, siguiendo la palabra de Gurudev. Gurudev dijo que si quieres obtener grandes cosas, debes renunciar a las pequeñas, y yo siempre lo recuerdo.

También recuerdo lo que Gurudev dijo acerca de Vaisnava seva—cómo uno debe servir a los Vaisnavas, cómo se debe servir a los devotos, cómo administrar el templo, cómo disciplinar a los demás. He aprendido todo de Gurudev. Gurudev me enseñó el poder de la tolerancia y ahora pueden ver cuánto estoy tolerando siguiendo lo que Gurudev me ha enseñado.

Cuidé a las vacas en el templo, me ocupé de las obras en construcción. ¿Cómo es posible hacer tanto? Si quieren, pueden hacerlo, pero todo esto solo es posible por la misericordia de Gurudev. También cultivé la tierra de cincuenta bigha (31 acres o 12,5 hectáreas) del templo. Cultivé trigo, mostaza, etc. Después de eso, hice muchas sucursales de la Misión. Hice un templo en Bamunpara y Siliguri en la época de Gurudev, el templo en Ekachakra también se completó a medias en la época de Gurudev. Todos los demás templos se hicieron después que Gurudev partió. Gurudev escuchó sobre los templos en Ganga Sagar y Bankura, pero no los vio durante su vida. De todos modos, dondequiera que esté ahora, él puede ver todo desde allí y está dando su misericordia. Él puede ver todo desde su samadhi.

Ustedes pueden pensar que esto es solo una Deidad aquí, pero en realidad no es así—Gurudev mismo está sentado aquí. Él puede escuchar todo, puede ver todo, pero ahora permanece en su forma de samadhi, por lo que no está diciendo nada. Este sentimiento debe llegar a nosotros, debemos realizar que el Guru nunca abandona este mundo, él existe eternamente, está presente dondequiera que haya un servicio eterno.

Srila Sridhar Dev-Goswami Maharaj tuvo muchos discípulos—tuvo muchos discípulos renunciados, muchos discípulos brahmacharis y sannyasis; tenía muchos miles de discípulos, pero eligió a Gurudev. Aunque Gurudev estaba casado en ese momento, Srila Sridhar Maharaj lo sacó a la fuerza de su vida de familia, le dio sannyas y lo convirtió en acharya. Al principio, Gurudev vivía como un brahmachari, luego pasó a la vida de familia y siguió la religión de la vida familiar. Posteriormente, Srila Sridhar Maharaj lo trajo de regreso y le dio sannyas—lo sentó firmemente a sus pies a fines de 1985, y dos años más tarde, en agosto de 1988, Srila Sridhar Maharaj abandonó este mundo.

Es muy difícil tolerar la separación del propio Gurudev. En mi vida, sufrí mucho y nunca lloré, incluso en los momentos más difíciles, pero lloré cuando Gurudev dejó este mundo y todos los años cuando llega el día de la desaparición de Gurudev, no puedo controlarme… He tolerado muchas austeridades y dolor, mis hermanos espirituales me han dado muchas austeridades, hasta me metieron en la cárcel, pero aun así no sentí ninguna austeridad—cantaba el Santo Nombre, tomaba prasad, me sentaba en la cárcel y leía las escrituras. Me presentaron un caso falso y me metieron en la cárcel, pero yo nunca sufrí allí. Cualquier dolor que tuviera, siempre me quedé con Gurudev y en realidad el único dolor que tuve fue el dolor que sentí cuando Gurudev se fue.

Yo siempre hacía lo que me decía Gurudev. Un día recuerdo que Gurudev me dijo por la tarde: “Quiero una samosa. Ve a la tienda y tráeme unas samosas”. Fui a una tienda y le traje unas samosas. En otra ocasión me dijo: “La fruta de bel está demasiado madura en los árboles, se están cayendo al suelo. ¿Por qué no me das un poco? Hazme un jugo de bel”. Me lo dijo y lo hice. Una vez, cuando Gurudev estaba en Australia (en ese momento aún no había tomado sannyas, era un brahmachari, mi nombre era Vinod Ranjan), supe que el yeso del baño de Gurudev había comenzado a caerse de las paredes y quería reparar su baño. Tomé la llave y lo hice reparar, y cuando lo estaban reparando, pensé que la habitación de Gurudev era muy pequeña, así que la amplié un poco. Mientras tanto, alguien se quejó con Gurudev de que yo había destrozado su casa. Gurudev se molestó mucho al escucharlo y no me habló después de eso. Incluso cuando regresó a Nabadwip, no me hablaba. En ese momento, se quedó en el Sevak Kunja Bhavan, en el Edificio Centenario, y en algún momento decidió ir a ver su casa anterior. Cuando vino y vio su antigua casa, se sorprendió mucho: “¡Oh, has hecho un buen trabajo! Mañana me mudaré de nuevo a este edificio”. También había gastado algo de dinero extra en ese momento, y cuando Gurudev fue a ver el gosala, vio que había hecho una gran extensión en la parte posterior. Gurudev estaba sorprendido y complacido, “Oh, esto es en lo que se gastó el dinero. Ahora lo entiendo. No sabía que habías hecho este gran gosala”. En otra ocasión, uno de los hermanos espirituales de Gurudev se quejó con Gurudev: “¡Acharya Maharaj está robando tu dinero!”. Gurudev le preguntó: “Sí, sé que está ‘robando’ dinero, pero ¿puedes decirme en dónde guarda ese dinero?”. Luego, al día siguiente, un devoto de Australia me acompañó a Bamunpara y, a escondidas, tomó unas fotografías de la construcción del templo en Bamunpara. Cuando ese devoto le estaba mostrando estas fotografías a Gurudev, Gurudev le preguntó: “¿Qué es esto? ¿En dónde se han tomado estas fotografías?”. El devoto le dijo a Gurudev que era en Bamunpara y Gurudev estaba muy sorprendido, “¡¿En Bamunpara?! ¿Están haciendo un templo allí? ¡Pensé que estaban haciendo una casa de huéspedes! ¡No sabía que Acharya Maharaj estaba haciendo un templo allí!”. Después de eso, Gurudev llamó a la persona que se había quejado de mí antes y le dijo señalando esa fotografía en su computadora, “¿Ves esta foto? ¿Ves lo que hay en esta foto?”. Dijeron que no sabían lo que era. Gurudev dijo: “Oh, ¿ustedes están en Nabadwip pero no saben nada? ¡Esto es Bamunpara! Él está construyendo un templo allí. Ayer dijeron que él estaba robando dinero, pero es para esto que ha estado ‘robando’ dinero”. Gurudev estaba complacido.

— : • : —

Publicado originalmente en inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2021/210424-4ServiceMilestones.php

Desafíos del Servicio

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 24 de Abril 2021, parte 5

Gurudev me guio de muchas maneras.

Cuando Gurudev estaba construyendo el templo de Vrindavan e iba a comprar allí la tierra, me envió a Vrindavan por primera vez. En ese momento era una persona nueva y no sabía nada; Gurudev me dijo: “¿Puedes llevar este maletín, un pequeño maletín, a Vrindavan?”, y dije: “Sí, si puedo”. Nunca en mi vida había estado en Vrindavan, ni siquiera había estado en la estación de Howrah, y no tenía idea de cómo llegar allí—no había teléfonos móviles en ese momento, ni siquiera tenía un boleto. De todos modos, Gurudev me dio el maletín y me dijo que lo cuidara bien. No dijo lo que había dentro y no pregunté porque no era asunto mío. Entonces, llegué a la estación de Howrah—vi que era una estación muy grande y que la multitud era abrumadora. Le pregunté a alguien cuál tren iba a Vrindavan y me subí al tren que me indicaron. Había comprado un boleto de tren expreso, pero no tenía un asiento reservado, así que me senté cerca del baño, en el suelo, con el maletín a mi lado. Me senté allí hasta la estación de Mughalsarai (está a mitad de camino a Delhi. Debido a que tenía un nombre musulmán, esta estación ha sido renombrada desde entonces por el gobierno de BJP. Ahora se llama Deen Dayal Upadhyaya). Después de Mughalsarai, le pedí a alguien que me diera su asiento por cincuenta rupias, la persona estuvo de acuerdo y el resto del camino fui sentado. De esta manera llegué a Vrindavan, y le entregué el maletín al hombre que estaba vendiendo la tierra. En ese momento no había teléfonos móviles y el hombre llamó a Gurudev usando el antiguo tipo de teléfono. Le informó a Gurudev que había recibido el maletín, y luego volví a la estación el mismo día. Llegué a la estación por la tarde y tomé un tren de regreso a Kolkata esa misma tarde. No tenía ningún negocio por el cual quedarme allí, ni siquiera pensé en dar una vuelta para conocer algún lugar en Vrindavan. Gurudev me dijo que fuera y entregara el maletín, así que yo fui, lo entregué y retorné a la misma hora. Cuando regresé, Gurudev dijo: “¡Hiciste un gran trabajo! ¿Sabes qué había dentro del maletín? Había setenta lakh (7.000.000) rupias. Si alguien hubiera sabido que había tanto dinero adentro, te habrían matado y tomado el dinero”. Al escuchar esto, me alegré de no haber preguntado qué había dentro, de lo contrario, hubiese temblado de miedo durante todo el camino.

Varios años después, cuando tomé sannyas, Gurudev me llamó por teléfono temprano en la mañana desde Kolkata diciendo: “¡Oh, hoy no pude dormir en toda la noche! Parece que nuestro Math en Puri ha sido ocupado”. Me sorprendió, “¿Cómo puede ser eso? ¿Cómo puede estar ocupado nuestro Math en Puri?”. Gurudev dijo que alguien de Puri lo había llamado y le había contado la noticia. Esto es lo que se llama ‘saltar sobre la goda [un lugar elevado y en pendiente para que las vacas se paren y coman heno] para comer pasto’. El hombre debía haberme avisado primero, pero en cambio, se lo contó a Gurudev y lo molestó. ¡Qué ofensor! Yo estaba a cargo del asunto y lo había enviado a Puri, pero él se lo contó a Gurudev directamente sin decirme nada primero. El caso es que alguien había ocupado a la fuerza un terreno detrás del templo y Gurudev me dijo que no pudo dormir en toda la noche, así que yo debía ir a Puri. Le dije que iría. Luego, me di una ducha, fui a la estación de Howrah y desde la estación de Howrah tomé un taxi hasta Dum Dum Park—pensé que iría en autobús, pero Gurudev me dijo que no me preocupara por el dinero, que no perdiera el tiempo. Entonces, fui a Kolkata en taxi, con Gurudev, y luego Gurudev me dijo que fuera a Puri el mismo día. No tenía ningún boleto en ese momento, pero me las arreglé para conseguir uno general—le di algo de dinero a alguien en el tren y conseguí un asiento. Pensé en el nombre del Señor Jagannath, orando: “Oh Jagannath, por favor ten misericordia de mí”, y el Señor Jagannath arregló todo. Cuando llegué a Puri, el hombre que había roto la cerca de nuestro templo, vino y me ofreció obediencias. Me sorprendió, “¡Este hombre es mi enemigo, pero me está ofreciendo total obediencia!”. Llegué muy enojado, listo para pelear, pero cuando lo vi ofreciéndome obediencias, le hablé con calma. Le dije: “Hermano, eres un hombre de Odiya, un devoto, ¿por qué estás secuestrando el lugar del Señor? Has cometido una ofensa”. Dijo que lo había hecho por ira. Le pregunté por qué estaba enojado. Alguien le dijo que no interfiriera con la administración del templo (lo sacó de su servicio) y él se enojó e hizo lo que hizo. Estaba haciendo un trabajo de carpintero y quería quedarse en su propia tierra. Le dije que no se preocupara y que se fuera de la tierra. No quería irse, así que le pregunté cuánto dinero quería. Pidió 50.000 rupias. Le pregunté: “¿Por qué debo darte 50.000 rupias?”, y él dijo que había estado cuidando el templo, que había hecho esto, esto y aquello. Luego dijo: “Está bien, dame 20.000 rupias”. Pero le dije que no tenía 20.000, y le ofrecí 8.000 rupias. De esta forma, negociamos hasta 15.000 rupias. Al final, le di 8.000 rupias (lo que tenía conmigo), le pedí a otra persona que me diera las otras 7.000 y le dije a ese hombre que se fuera. Después de eso, me quedé en Puri por tres días más—arreglé la pared, la hice más alta, hice la puerta—y luego me fui.

Por lo tanto, en mi vida tuve que hacer todos estos trabajos duros, duros y muy difíciles, y siempre tuve éxito. De cualquier manera, pero lo hice. Ya sea que se aprobaran los planos de construcción o si se trataba de cualquier otro trabajo, finalmente todo salió bien y sin obstáculos. Ya saben, cuando Gurudev estaba muy enfermo, no podía caminar ni subir al segundo piso, sus sirvientes solían llevarlo arriba, pero era muy peligroso (¿y si dejaban caer a Gurudev?), así que yo quería hacer un ascensor en el edificio. Formalmente, no estaba permitido construir un ascensor en un edificio sin permiso del gobierno. Yo conocía a Subhas Chakraborty (el líder del CPM en ese momento) y fui a hablar con él. Dijo que escribiría al presidente del partido y lo resolvería. Hay diferentes grupos dentro de un partido, así que al final el presidente me respondió diciendo que no se había concedido ningún permiso. Fui de nuevo con Subhas Chakraborty y le dije que habían ignorado su carta. Me respondió: “Adelante, puedes hacer el ascensor. ¿Quién te detendrá? No necesitas el permiso de nadie. Adelante, hazlo”. Y yo lo hice. Así que Gurudev les dijo a todos: “Entonces, ¿si ven? Dijeron que era imposible hacer un ascensor ¡pero él lo logró!”.

Hubo muchos trabajos muy, muy duros como este. Tuve que lidiar con los trabajos más difíciles, con todo tipo de peleas y conflictos. En algún momento incluso tuve que tomar un rifle en mis manos. Después de eso, Gurudev me dijo que no volviera a tocar un arma—me dijo que nunca obtuviera una licencia de armas: “Tienes una mano muy afilada y te enojas fácilmente, así que si tomas un arma, ¡matarás a alguien!”. Una vez, tomé una pistola de juguete que se usa para disparar a los pájaros y le disparé a un mono que estaba echando a perder los mangos del templo—en realidad no pensé que le daría al mono. Después de eso, Gurudev me dijo que nunca más tomara un arma en mis manos. Gurudev me dijo dos cosas, nunca conducir una motocicleta y nunca obtener una licencia de armas. Gurudev me dio todas estas órdenes y yo seguí su instrucción.

— : • : —

La Intuición de Gurudev

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 25 de Abril 2021, parte 6

He escuchado y aprendido mucho de Gurudev. Gurudev me dio muchas instrucciones sobre cómo mantener el templo, Gurudev es dur-darasi—tiene una gran previsión, puede prever todo.

Recuerdo cómo Gurudev manejó una vez a * Prabhu. * Prabhu había estado viviendo abajo del bhajan kutir de Srila Sridhar Maharaj, y el problema era que él estaba en el frente del templo y se paraba a orinar frente a todos. Eso no se ve bien. Gurudev me dijo: “¡Debes sacarlo de ahí!” ¿Pero cómo? Yo sabía que no saldría de su habitación porque había vivido ahí durante más de cincuenta años. Entonces, Gurudev dijo: “Dile que deseas reparar y hacer que su habitación sea agradable, así él aceptará mudarse”. Hice eso y comencé las reparaciones. Luego, mientras reparaba esa habitación y ponía mármol en los pisos, Gurudev me llamó desde el extranjero y dijo: “Debes cerrar el baño de esa habitación”. ¡Qué inteligente es Gurudev! Bloqueé el baño e hice una oficina en esa habitación. Cuando terminaron las reparaciones, * Prabhu quería volver a esa habitación y le dije: “¿Pero cómo te quedarás allí? ¡No hay baño en la habitación!”, y él ya no regresó más allí. Esta fue la instrucción de Gurudev. Gurudev siempre se las arreglaba de esta manera, con mucho tacto.

Gurudev me dijo que después de la desaparición de Srila Sridhar Maharaj, solo había dos o tres personas en el templo que lo apoyaban—los demás estaban descontentos de que Srila Sridhar Maharaj hubiera nombrado a Gurudev el sevaite (presidente) de la Misión. Entonces, para manejar la situación en el templo, Gurudev nombró administrador del templo a uno de los hombres que estaban en su contra. Como resultado, ese hombre se puso muy feliz y nunca más dijo o hizo nada abiertamente contra Gurudev (puede haber estado haciendo algo a espaldas de Gurudev, pero nunca protestó abiertamente contra Gurudev después de eso). El hombre estaba en contra de Gurudev, pero Gurudev lo nombró administrador—¡pueden ver cómo Gurudev lo manejó!

Gurudev me dijo muchas cosas sobre los devotos, la relación que tenían con Srila Sridhar Maharaj, etc. Gurudev me enseñó muchas cosas—cómo ser humilde, cómo ser tolerante, cómo dar honor a los demás. Me enseñó esto de muchas maneras.

Una vez, había hecho arreglos para que nueve o diez autobuses fueran a alguna parte, pero no todos los autobuses llegaron esa mañana y todos estaban esperando. Llamé al servicio de autobuses, pero no respondieron mis llamadas. Luego, le dije a un devoto de Venezuela que podía conducir una motocicleta bullet grande para que me llevara a la parada del autobús. ¡En el camino, ese devoto atropelló a una cabra con su motocicleta! La gente del lugar se enojó mucho, empezaron a pelear y yo me escapé para no involucrarme. Más tarde, el hombre que era el administrador del templo en ese momento vino y se quejó con Gurudev sobre esto, y Gurudev dijo: “No hay problema. ¿Cuánto quieren por la cabra?” El hombre dijo: “Están pidiendo 250 rupias”. Y Gurudev respondió: “Está bien, toma los 250”.

En otra ocasión, una mujer vino y comenzó a gritarle a Gurudev y a regañarlo mucho. No pude soportar escucharla—tomé una vara de bambú y golpeé a la mujer para que se detuviera, como resultado de lo cual se rompió la mano. Gurudev la envió al hospital y pueden ver cómo la manejó. Esa mujer quería ir a la estación de policía para quejarse de Gurudev, pero Gurudev organizó un automóvil con un guardia de seguridad y ordenó llevar a esa mujer a Kolkata, dejarla allí y decirle que nunca más volviera al templo. A veces veo a esa mujer en Vrindavan—ahora tiene parálisis. También la vi esta vez cuando fui a Vrindavan—estaba mendigando.

Hay muchos pasatiempos que pasaron con Gurudev y conmigo, pasaron muchas cosas…

Una vez * vino a ver a Gurudev, pero Gurudev no estaba contento con su humor, y cuando * vino a decir algo, Gurudev (yo estaba sentado frente a él) rápidamente tomó un periódico, lo levantó, se cubrió la cara y fingió estar ocupado leyendo. Más tarde, Gurudev me dijo: “¿Sabes por qué hice eso? Sé lo que venía a decir—iba a decir algo que no puedo tolerar escuchar, así que era mejor cubrirme la cara y no escucharlo en absoluto”.

En otra ocasión, Damodar Maharaj fue a ver a Gurudev. Un brahmachari en el templo de Kaikhali le sirvió prasadam a Damodar Maharaj y le dio un poco de patol (era el tiempo de Chaturmasya, el mes de Kartik, cuando el patol, un tipo de vegetal, no debe tomarse de acuerdo con las estrictas reglas). Damodar Maharaj se molestó mucho, declaró una huelga de hambre y fue a ver a Gurudev. Cuando llegó, Gurudev estaba descansando, así que Damodar Maharaj esperó, esperó y esperó. A las 2:30 p.m. Gurudev despertó y alguien le informó que Damodar Maharaj había estado allí, esperándolo durante más de dos horas. Gurudev se sorprendió, “¿Dos horas? Debe haber ocurrido algún problema”. Entonces, Damodar Maharaj entró y Gurudev le preguntó con calma: “¿Qué ha pasado, Maharaj?”. Damodar Maharaj dijo: “¡Echen a ese chico, de lo contrario no regresaré al templo de Kaikhali!”. Gurudev volvió a preguntar: “¿Qué ha sucedido, Maharaj?”. Así, Damodar Maharaj le explicó: “¡Me dio patol!”. Gurudev dijo: “¿Cuál es el problema, Maharaj? Ofreces el bhoga, llega el prasadam y él te dio patol. ¿Comes patol?”. Damodar Maharaj respondió: “¡No, no, no voy a comer patol!”. Gurudev dijo: “Yo tampoco como patol, como prasadam”. Damodar Maharaj insistió: “¡No, debes echarlo!”. Entonces, Gurudev le explicó: “Maharaj, solo hay un brahmachari contigo. Nadie puede quedarse contigo. Te envié este brahmachari, e incluso si te tortura, incluso si te golpea, debes ser tolerante. Nadie quiere quedarse contigo, pero ese chico aún está allí. Sabes que si se va, tendrás que cocinar, hacer puja, etc. ¿Puedes hacer eso? Yo no tengo un helicóptero para ir a Kaikhali, hacer puja y volver aquí! ¿Puedes hacer puja y cocinar? Si puedes, entonces puedo decirle a ese chico que venga aquí y se quede conmigo. ¿Quieres eso?”. Damodar Maharaj se calmó y dijo: “No, no puedo…” Luego Gurudev concluyó: “En ese caso, debes decirme que puede quedarse allí”. Después de eso, Gurudev le dio a Maharaj una buena nutrición—le dio algún dulce, una galleta, un chocolate, y Damodar Maharaj se fue en paz. Así es como Gurudev lo manejó.

Pasaron muchas cosas. Gurudev siempre pudo entender quién podía quedarse en el templo y quién no. Una vez llevé a alguien con Gurudev para que tomara iniciación, pero después de eso el chico se fue. Gurudev me preguntó: “¿En dónde está ese chico nuevo?”. Le dije a Gurudev que se había ido. Entonces, Gurudev dijo: “Siempre te ha gustado hacer luchi frito en querosen. Sabía que este chico no se quedaría en el templo, pero me lo trajiste para tomar la iniciación y ahora se ha ido. Yo sé quién puede quedarse aquí y quién no puede…”

También he visto cuánto apego tenía Gurudev a su Guru Maharaj y a las Deidades. Algunos devotos le daban dinero a Gurudev, y una vez Gurudev se enteró que su madre estaba comprando aceite de keo-karpin, que es un aceite un poco caro. Gurudev reprendió mucho a Dhananjay, su hermano. Le reclamó: “Tu madre solía ser una mendiga que trabajaba en las casas de otras personas, pero ahora se ha convertido en reina—ha venido al templo, se queda en una buena casa, tiene dos o tres sirvientes ¿y ahora usa aceite keo-karpin?! ¡¿Qué es esto?! ¡Este aceite cuesta doscientas rupias! ¡Este es el dinero de las Deidades, este es el dinero de Guru Maharaj! ¡Si vuelve a hacer esto, tendrá que irse del templo!”. Gurudev estaba muy preocupado por esto.

En otra ocasión, una de las sobrinas de Gurudev siempre me molestaba mucho en mis días de brahmachari, y Gurudev lo sabía. Un día, Gurudev le dijo a su hermano: “Si tú quieres puedes venir, pero no permitiré que tu hija venga aquí. Nunca debe volver al templo”. Ella se fue en ese momento y nunca vino durante tal vez diez años, solo cuando Gurudev se enfermó gravemente, en 2008-2009, regresó; de lo contrario, nunca mostró su rostro en ese templo. Gurudev estaba muy preocupado por esto.

— : • : —

Publicado originalmente en inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2021/210424-6GurudevsInsight.php

El Afecto Amoroso de Gurudev

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 25 de Abril 2021, parte 7

Un día, en poila baisakh (Año Nuevo bengalí), Gurudev dijo: “¡Ven, hoy vamos a nadar en el Ganges!” Fui con Gurudev y algunos otros devotos. Al llegar al Ganges, Gurudev se quitó la uttariya y se metió en el Ganges. Le gustaba nadar en el Ganges y sabía nadar muy bien. También íbamos a nadar. Gurudev tenía un diamante en el brazo—algún devoto extranjero se lo había dado y él siempre lo usaba (debe haber valido dos o cuatro mil rupias, una piedra muy cara). Cuando Gurudev fue a nadar, ese diamante se cayó y se perdió en el río. Gurudev me dijo: “¡Ganga Devi se ha llevado mi diamante. Bueno, qué se puede hacer!”. Luego, cuando Gurudev salió del Ganges, ofreció obediencias al Ganges y de repente sintió que algo le había tocado el pie—se inclinó para ver qué era y vio que era ese diamante. Él dijo: “¿Ves? Ahora Ganga Devi lo ha devuelto”. A Gurudev le sucedieron muchas cosas milagrosas como esta.

A Gurudev nunca le gustaron los conceptos erróneos y nunca toleró los conceptos erróneos. También fue siempre muy cauteloso—no le gustaba gastar dinero, pero lo gastaba siempre que era necesario. Una vez, Gurudev me dijo: “¡Hoy iré a mi templo en Hapaniya!” Fuimos a Hapaniya y en el camino, paró el auto, me dio cien rupias y me dijo que comprara algunos dulces y yogur. Llegué un poco tarde, y cuando regresé, Gurudev me preguntó: “¿Por qué llegas tarde? ¡Debes haber estado regateando! No regatees, eso no es bueno—cuando estás comprando algo para las Deidades, no regatees.”

Gurudev también me enseñó a distribuir prasadam. Gurudev dijo que cuando le das prasadam a otros, debes mirar el rostro de la persona a quien estás dando y luego juzgar cuánto y qué dar. ¿Significa que servirás más paneer, caramelos, etc.a la persona que se te acerque? No. Si alguien tiene diabetes, no le des platos dulces, y si a alguien le gustan los dulces, dale más. Además, deben ver a quién le están sirviendo porque un niño no come tanto como una persona adulta, así que si ven a un niño sentado con su madre y les dan a todos la misma cantidad, entonces el niño desperdiciará prasadam. Esto es lo que me dijo Gurudev. Él me dio muchos consejos diferentes como estos.

Gurudev poseía un poder sobrenatural divino inmenso. Podía entender lo que estaba pasando y lo que iba a pasar. El lo sabe todo.

A Gurudev le encantaba comer y le encantaba alimentar a los demás. También le encantaba tomar prasadam junto con todos los Vaisnavas. Vi que cuando estaba haciendo los festivales de desaparición o aparición de Srila Sridhar Maharaj en los primeros días, siempre le gustaba tomar prasadam con todos los devotos. En ese tiempo, aún no se había construido el gran salón de prasadam, entonces Gurudev siempre tomaba prasadam con los devotos, con los otros sannyasis y brahmacharis. Cuando Gurudev iba a Puri, ofrecía Vaisnava-seva invitando a los Vaisnavas de todos los templos y dándoles prasadam a todos.

Gurudev podía tolerar muchas cosas, pero lo único que nunca pudo tolerar fue la falta de respeto hacia su Guru Maharaj. Tenía tolerancia cero cuando se trata de cualquier abuso o falta de respeto hacia su Guru Maharaj. No toleraba que alguien dijera algo desagradable acerca de su Guru Maharaj. Tal era su amor por su Gurudev.

Durante varios festivales, cuando invitaba a los Vaisnavas de otras Gaudiya Math, Gurudev siempre los cuidaba muy bien. Siempre preguntaba qué se estaba cocinando, cuánto prasadam se estaba distribuyendo, si todos estaban contentos con su prasadam o no. Preguntaba todo. No solo eso, también enviaba a su sirviente para ver si los Vaisnavas estaban recibiendo un buen prasadam o no, para ver qué estaba pasando en el salón de prasadam, si todos estaban tomando prasadam apropiadamente o no. El sirviente de Gurudev iba allí, lo comprobaba y luego volvía y le informaba todo a Gurudev. Gurudev siempre cuidaba mucho estas cosas. Gurudev organizaba y se ocupaba de todo. También me decía que comprara mango chaunsa para el festival de la desaparición de Srila Guru Maharaj y lo distribuyera a todos…

Una vez, Gurudev me dijo: “¿Puedes venir conmigo?” Tontamente le pregunté a Gurudev, “¿A dónde?” Entonces Gurudev me dijo: “Esto no es una entrega al 100%”. Recuerdo todas estas cosas que me dijo Gurudev… Gurudev también dijo que cuando tu Guru te castiga o te regaña, esa es su bendición, su misericordia. Yo mismo también lo realicé y lo comprendí gradualmente. Pude entender cuánto amaba y apreciaba el castigo de Gurudev. Si alguien me pregunta qué es necesario para nosotros en nuestra vida espiritual, diré que lo único que es necesario es el castigo de tu Guru. Sri Sivananda Sen lo entendió, Sri Jagadananda Pandit lo entendió y Srila Sanatan Goswami también realizó lo que se llama la bendición del Guru y el Vaisnava en el mundo de la devoción. Es una bendición cuando tu Guru te castiga. Siempre oramos para que Gurudev nos enseñe cómo vivir y servir apropiadamente. El castigo de mi Gurudev solía estar allí en mi vida, pero ya no tengo tanta fortuna—¿quién me castigará ahora? El castigo de Gurudev siempre fue muy amoroso y afectuoso…

También recuerdo otra cosa. No sé cómo Gurudev lo supo, pero de alguna manera sabía que yo nunca bebo leche. Siempre alimenté a las vacas, cuidé de las vacas y serví a las vacas en el goshala, pero nunca pude beber leche. Entonces, Gurudev me permitió tomar chhana (cuajada)—le pidió a un sirviente que me diera cuajada por la noche. Yo era menor en ese momento, había llegado al templo tal vez uno o dos meses antes, así que todos los devotos mayores estaban muy sorprendidos, “¡¿No ha estado aquí ni siquiera dos meses y está recibiendo cuajada?! Nosotros estamos en el templo hace diez o treinta años, ¡pero nunca nos dieron cuajada!” La persona que estaba distribuyendo prasadam dijo: “No me pregunten a mi, esta es una orden de arriba—esta es la orden del Alto Comandante”. Entonces todos se quedaban en silencio—era una orden de Gurudev, por lo que no tenían voz en el asunto.

Recuerdo que en el año 2005 tuve que operarme. Tenía un cálculo en la vesícula biliar y, habiéndolo tolerado, tolerado y tolerado durante mucho tiempo, finalmente pensé que no era bueno y busqué ayuda médica. Tomé algo de dinero que me habían dado algunos devotos y fui a Chennai para la operación. Necesitaba 50.000 rupias, pero solo llevé 15.000. Gurudev le ordenó a su secretario que arreglara inmediatamente el dinero y me lo enviara, él dijo: “No sé cómo lo hará, pero debes arreglarlo y enviarle el dinero”. El dinero que envió tampoco fue suficiente, y luego envió más dinero a través de Sripad Puri Maharaj desde Puri (él ya falleció). Gurudev me dijo: “No te preocupes por cuánto dinero se necesita, tanto como sea necesario, debes quedarte allí, no regreses—una vez que la operación haya terminado, puedes regresar”. Luego, se llevó a cabo la operación y al día siguiente tomé de inmediato un tren y regresé al templo. Gurudev estaba asombrado, “¡¿Qué es esto?! ¡Qué chico tonto eres! Ayer tuviste una operación—debiste haber regresado en avión, ¿por qué tuviste que tomar un tren? ¿Y por qué regresaste tan pronto?” ¡Ni siquiera te han quitado las vendas después de la operación!” Le dije a Gurudev: “Está bien, me las quitaré yo mismo”. (Y eso fue cierto, cuando empezó a picarme, me saqué todas las vendas y el yeso yo mismo). Gurudev dijo: “¡Qué hombre tan extraño y asombroso eres!” Le dije: “Gurudev, ¿qué voy a hacer allí? No me gusta quedarme fuera del templo”. Gurudev dijo: “Está bien, pero ayer tuviste una operación. ¿Por qué era necesario volver hoy? ¡Y viniste en tren, en la clase de dormitorios! ¿Qué es esto?” Le dije: “¿Por qué es necesario gastar más dinero? Avión, boleto de aire acondicionado—eso no es necesario. Viajé felizmente en la clase dormitorio”. Entonces Gurudev dijo: “¡¿Oh, felizmente?!” Este es el tipo de afecto, este es el tipo de amor que recibí de Gurudev. ¿Quién puede entender su amor y afecto? No podrán entenderlo simplemente por tomar iniciación…

— : • : —

Publicado originalmente en inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2021/210424-7GurudevsAffection.php

Nutriendo la Misión de Gurudev

Por Su Divina Gracia, Om Visnupad
Srila Bhakti Nirmal Acharya Maharaj

Festival de la desaparición de Srila Govinda Maharaj
Siliguri, 25 de Abril 2021, parte 8

No podrán convertirse en un discípulo simplemente tomando un mantra de un guru. Es necesario tener y mostrar tu amor y afecto por tu Guru, para aceptarlo como tuyo…

Pueden ver a una mujer sentada aquí. Es una anciana, debe tener más de sesenta años, pero da la pensión que recibe al Math. Incluso ahora, cuando llegamos a Siliguri, dio dinero para el festival de Gurudev. Cuando había un confinamiento, también daba dinero todos los meses para ayudar a la misión. Ella también colecta afuera—llama a algunos devotos de afuera y colecta de esta manera para el templo. Ellos están sirviendo a Gurudev con su corazón y su alma. También pueden ver lo bien que han vestido a las Deidades aquí. Hemos traído este vestido, coronas, etc. de Vrindavan. Hay un niño pequeño que también ahorra dinero de su caja diaria (dinero de bolsillo para comprar algo de comida en la escuela)—ahorra poco a poco y dice: “Compraré algo para mi Gurudev con este dinero”. El otro día envió algo de dinero y les pidió a los devotos: “¡Cómprenle un reloj a Gurudev, cómprele uno de oro!” Les dije que yo no usaba un reloj de oro, pero ¿se lo imaginan? Un niño ahorra dinero para su Guru de su dinero de bolsillo. En realidad, no uso mucho el reloj, solo cuando salgo lo uso para ver la hora—olvido que hay un reloj en el teléfono móvil. Su amor viene del corazón.

Cuando estaba en Vrindavan, pensé que iría a Siliguri, así que compré los trajes, las coronas y un abanico de pavo real para las Deidades y también algo de ropa para Gurudev. Esto es lo que se llama,

নিজের পোষণ কভু না ভাবিব
রহিব ভাবের ভরে ।

nijera posana, kabhu na bhaviba,
rahiba bhavera bhare

“Nunca pensaré en mi propio mantenimiento; siempre permaneceré dentro del refugio del amoroso apego por Ti”.

(Saranagati, 19)

No debemos pensar en nosotros mismos. Si se preocupan y piensan en su Guru y en los Vaisnavas, entonces su Guru y los Vaisnavas se preocuparán por ustedes y pensarán en ustedes…

Llamé a Sripad Niriha Maharaj y a Sripad Visnu Maharaj y les dije que se despertaran temprano en la mañana de ayer, que hoy fueran de templo en templo en Mayapur para invitar a todos los Vaisnavas al templo y que les dieran prasadam a todos. Le dije hoy a Tarok Prabhu que cocinara bien—un poco de paneer de chile, pulao de verduras, paneer rasa, patoler rasa, sukta, sak, chutney, y también dijo que compraría un pastel de cuajada. Lo pidieron en una tienda de dulces…

La construcción del Salón Prasadam en Nrisingha Palli ya está completa, solo queda por poner el mármol. El nuevo Salón de Prasadam acomodará hasta quinientas personas a la vez. Hemos hecho un Salón Prasadam muy grande detrás del templo. Todo es misericordia de Gurudev. Yo no tenía ni una rupia—salí del templo de Nabadwip con las manos vacías, pero desde entonces han aparecido muchas sucursales. Yo voy a predicar y poco a poco aparece todo. También hay un templo terminado en Uluberia. La instalación de las Deidades será después de Nrisingha-chaturdasi. Todos los trabajos de pintura están ya terminados y solo se debe pulir el mármol. Un devoto dio una tierra de diez-once-katha (0,16-0,18 acres; 670-735 metros cuadrados), y yo hice un templo allí. Gurudev da su misericordia, entonces todo es posible. Yo no hago ningún negocio, no paso nada de contrabando—si el Señor da, si los devotos dan, yo lo utilizo. Los devotos han dado algo de dinero para este festival, pero era más de lo necesario, así que gastaré el resto en otras cosas—ayer estaba pensando dónde usar ese dinero, y pensé que el piso aquí en el nat mandir se había dañado y le pondré en mármol o baldosas. Gurudev arregla todo. Ahora también un nuevo edificio de casa de huéspedes de cuatro pisos está casi terminado en Nrisingha Palli—hay allí setenta y seis habitaciones, y si diez personas se quedan en una habitación, se puede acomodar fácilmente a setecientas sesenta personas, hay un baño en cada habitación, por lo que el alojamiento no es ningún problema. Por la misericordia de Gurudev, todo está arreglado. Cuando me dieron la tierra en Uluberia, pensé que a veces podría ir allí en la temporada de calor, a veces bañarme en el Ganges. Me reservaron una habitación y puedo ir y quedarme allí a veces. Gurudev lo ha arreglado todo, y no tengo ningún problema—no tuve que vender vacas, peces o árboles para administrar. Lo principal es la misericordia de Gurudev. Si uno tiene la misericordia de Gurudev, lo tiene todo. Aquellos que no tienen misericordia, no tienen nada. Los recipientes vacíos hacen más ruido, por lo que no es necesario solo vestirse como un sadhu, en realidad es necesario convertirse en un sadhu.

Gurudev se fue de este mundo y dejó aquí a esta alma caída. Le di mi palabra a Gurudev: “Sea cual sea la dificultad, el dolor o los obstáculos que se presenten, no te abandonaré”. Por eso, nunca los he dejado. Aún estoy cuidando a los devotos y los templos de Gurudev. Yo no dejé Nabadwip por mi propia voluntad. Los devotos dijeron que me matarían y me rogaron que me fuera, entonces lo acepté. Ahora me están llamando para que vuelva, pero mientras haya toda esta pelea, mientras ellos no se hayan ido, no iré allí. Gurudev mantuvo a esta alma caída aquí y dejó este mundo, y si el Señor me mantiene siempre ocupado en el servicio de Gurudev y sus devotos, eso es suficiente para mí. Los Vaisnavas son propiedad del Señor, vienen por orden del Señor y se van por orden del Señor…

Ya saben, cuando vi a Gurudev por última vez, no pude entenderlo en ese momento. Dos días antes de eso, Gurudev me llamó y me dijo: “Ven a Kolkata de inmediato”. Fui a Kolkata, pasé allí una noche y al día siguiente se suponía que debía ir a Mednipore para predicar (en el día dvadasi). Pensé que tomaría paran (romper el ayuno) temprano en la mañana y luego me iría. Al día siguiente de llegar a Kolkata, tomé prasadam por la tarde y volví a ver a Gurudev. Gurudev me preguntó: “¿Has tomado prasad?” Le dije: “Sí, lo he hecho”. Entonces le dije a Gurudev: “Ahora me voy, tengo que volver a Nabadwip”. Gurudev dijo: “¿Nabadwip? ¿No me llevarás contigo?” Le dije: “Gurudev, no estás bien ahora. Irás más adelante”. Entonces, Gurudev me dijo: “Oh, pero vendrás mañana…” No sabía que este era mi último encuentro con Gurudev… Nunca en mi vida podría imaginarlo. Salí de Kolkata, llegué a Nabadwip por la noche, descansé un poco y por la mañana me desperté rápidamente para prepararme para irme. De repente sonó mi teléfono y me dijeron que fuera a Kolkata inmediatamente porque la salud de Gurudev era mala. No me dijeron que Gurudev se había ido, solo me dijeron que viniera. Llamé al conductor y le dije que partiera lo antes posible. Cuando llegué a Kolkata, vi lo que había sucedido… Después de eso, llamamos a una ambulancia con aire acondicionado y trajimos a Gurudev a Nabadwip. En la ambulancia, solo estábamos yo y los dos sirvientes de Gurudev de Brasil, Deva Bandhu Prabhu y Nanda Priya Didi. Después de llegar a Nabadwip, llamé a la televisión, a la radio y envié la noticia a diferentes templos. Como Gurudev me dejó como acharya, tuve que bañar a Gurudev y aplicar tilakas en su cuerpo. Luego, colocaron a Gurudev en el pozo—antes me había dicho dónde debía poner su cuerpo, había elegido un lugar cerca de Param Guru Maharaj. Todos me dijeron que tenía que bajar porque yo era el acharya y tenía que escribir el mantra Brahma Gayatri en su pecho. Ni siquiera sabía si estaba vivo o muerto, pero me obligaron a bajar y escribir el gayatri. Gurudev dejó su cuerpo a las 4:20 de la mañana, pero cuando esto sucedió ya era de noche (para ese momento, los devotos vinieron de Delhi y Singapur—tan pronto como recibieron la noticia, tomaron un avión y vinieron) , pero su cuerpo estaba tal cual era, muy suave y hermoso. Luego, empezaron a cubrir el samadhi con tierra, y cuando la tierra llegó a la cabeza de Gurudev les dije que no podía quedarme más allí y alguien me sacó de allí y me hizo sentarme lejos. Luego, todo terminó, ofrecieron bhoga a las Deidades y a Gurudev. Se colocó un árbol de Tulasi encima del samadhi. Le había pedido a alguien que comprara unas láminas de hierro corrugado, y Santosh Prabhu, quien era el administrador en ese momento, trajo las láminas; hicimos una cerca alrededor y pusimos un techo encima. Después de eso, catorce días más tarde comencé a construir el samadhi mandir…

Ahora Gurudev nunca me volverá a llamar, nadie me llamará a las dos de la noche, nadie me llamará y me dirá: “Vengo de Kolkata”, “Estoy en Krishnanagar”, “Estoy llegando”. Todavía guardo el número de teléfono de Gurudev en su memoria…

Deben saber que Gurudev amaba a Siliguri y quería venir aquí, pero al final, debido a una persona cambió de opinión. Dijo: “Si alguien toma iniciación de mí y luego vende mi casa, si alguien se convierte en mi discípulo y luego me traiciona, ya no iré a Siliguri”. Eso le dolió mucho y por eso no vino, pero me dio permiso para hacer las cúpulas y vio las fotografías de las cúpulas. Dijo que las cúpulas se veían muy bien. Sin embargo, sintiendo mucho dolor, al final no quería venir aquí. Gurudev dijo: “¿Cómo puedo ir allí si esta persona me ha causado tanto dolor?” Por eso nunca vino a Siliguri, pero inicialmente pensó que vendría y se quedaría aquí después de Gaura Purnima, durante la temporada de calor, porque aquí hace un poco más de frío. Gurudev no podía soportar el calor, así que si hubiera venido aquí, se habría aliviado un poco del calor. En sus últimos días, no podía quedarse sin aire acondicionado. La corriente eléctrica en Nabadwip siempre se apaga, así que tenemos que hacer funcionar el generador y hace mucho ruido. Aquí pueden vivir cómodamente sin aire acondicionado porque no hace tanto calor. Por eso le gustaba mucho este lugar, pero finalmente tuvo que negarse a venir.

De todos modos, Gurudev me ha dicho muchas cosas, hay muchos recuerdos… Aquí pueden ver las Deidades que el mismo Gurudev eligió y le gustaban, aquí también está instalada la Deidad de Gurudev. Ustedes son afortunados de poder servir a Gurudev aquí todos los días. Alguien hace guirnaldas, alguien limpia los platos, alguien limpia, etc. Es su fortuna tener este servicio. Gurudev está presente aquí eternamente y ustedes están ocupados en su servicio eterno. Nunca abandonen este servicio. Continúen siempre con su servicio. Si no pueden venir, ayuden al templo con una o dos rupias. Aquellos que no tienen dinero, pueden venir y hacer algún servicio personalmente; los que no tienen dinero pueden servir con el corazón y la mente. Traten de servir al Señor y a Gurudev con cualquier capacidad que tengan. Mi mayor felicidad es que sirvan a las Deidades, que sirvan a Gurudev aquí. Vendrán muchos obstáculos y dificultades—les criticarán, les dirán cosas malas si vienen al templo (especialmente cuando las chicas jóvenes van al templo, la gente empieza a decir toda clase de tonterías), pero deben tolerar todo. Ya saben, ahora hay dos chicas nuevas en nuestro templo en Nrisingha Palli. Una es soltera y la otra ha tenido la ceremonia de matrimonio, pero debido a los problemas en la casa de su esposo, ella dejó ese lugar y vino al templo. Ambas ya han pasado el colegio. La soltera solía trabajar muy duro en su casa—cosía y obtenía unos ingresos de quince mil rupias. Ella dejó eso y vino conmigo. Ambas son chicas muy fuertes y estrictas—ningún brahmachari podrá molestarlas. A pesar de su edad joven, ambas están sirviendo ahora en Nrisingha Palli. Las he puesto a cargo del templo—”a cargo” significa que se ocupan del almacén, la cocina, se aseguran de que todos tomen prasadam, etc. Cuidan de todo, y el templo allí es muy grande. De todos modos, sirven muy bien allí. Había arreglado un marido para la chica que no está casada, el chico es mi discípulo, sería un buen matrimonio, pero ella no quería casarse, yo le dije que ya era mayor (tiene veinticuatro años), que no tenía menos de dieciocho años, por lo que finalmente fue su decisión. Sus padres no pudieron convencerla que aceptara y yo tampoco la obligué. Ella me dijo: “Gurudev, ¿me echarás afuera? ¿Me arrojarás al fuego? Si quieres hacer un fuego matrimonial y arrojarme a ese fuego, está bien, entonces estaré de acuerdo”. ¿Qué iba a decir? Le dije: “Está bien, déjalo. No te lo volveré a preguntar”. Su padre me llamó y se quejó: “Ella no me está escuchando, por favor hable con ella, debe casarse”. Le dije que no podía decirle nada—que si le decía algo, empezaría a discutir de nuevo. Si quiere servir, déjenla servir. Ella sigue las reglas. Estas chicas le dicen a todos: “Si alguien no se despierta para el mangal arati, ¡no va a comer nada!”. Ahora todos tienen miedo y todos van para el mangal arati y se sientan para los kirtanas, etc. Antes no lo hacían, solo el pujari venía a hacer el arati y todos los demás dormían. Ahora ellas han puesto la regla y todos vienen.

De todos modos, hoy se habló mucho. Ahora estoy terminando aquí.

Jay Srila Guru Maharaj ki jay!
Hairnam sankirtan ki jay!
Nitai Gaura premanande Hari bol!

— : • : —

Publicado originalmente en inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2021/210424-8NurturingGurudevsMission.php

Comments

comments