Sri Chaitanya Bhagavata, adi kanda, capítulo diecisiete.

Sri Chaitanya Bhagavata, adi kanda, capítulo diecisiete.

śrī-caitanya-bhāgavata grantha śuddha-bhakti-mata

El Śrī Caitanya-bhāgavata describe el proceso del servicio devocional puro.

kahe sadāśrī-bhaktivinoda

Así lo afirma siempre Srila Bhaktivinoda

nirantara pāṭha-phale kubuddhi yāibe ca’le

Por estudiar constantemente este libro, la mentalidad pecaminosa es destruida.

kṛṣṇa-preme labhibe pramoda

Para dar cabida al júbilo del amor extático por Krishna

Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati

***

Todas las glorias a Sri Guru y Sri Gauranga

Sri Chaitanya-bhagavata

de Srila Vrindavan Das Thakur

Sri Sri Guru Gaura Nityananda (Ekachakra Dham)

 

Sri Visvambhar viaja a Gaya

 

Todas las glorias a Sri Gaurasundar, el Señor Supremo de todos los Señores, quien posee una eterna forma trascendental y quien es muy querido a Sri Nityananda Prabhu.

Todas las glorias al Señor, pues Él es la vida y alma y el objeto más precioso de amor para todos los Vaisnavas.

Ten la bondad de depositar Tu misericordiosa mirada sobre todas las entidades vivientes, de manera que ellas puedan liberarse del enredo material.

Ahora, escuchen atentamente la narración del viaje que el Señor Gaurasundar realizó a Gaya-Dham. El Señor de los planetas Vaikuntha residía en Nabadwip como la joya principal, el instructor y erudito. La condición general de la sociedad humana se había deteriorado a tal punto que hubo un incremento de personas ateas, y el proceso del servicio devocional había llegado a ser muy poco frecuente. La gente en general estaba atraída a los temporales e ilusorios placeres sensuales y esto entristecía enormemente a los devotos.

En suma, los devotos Vaisnavas se desesperaban al ver al Señor Gaurasundar tan absorto en Sus actividades escolares. La población malvada y pecaminosa continuaba lanzando insultos a los devotos Vaisnavas, quienes simplemente soportaban en silencio esos insultos. El Señor Supremo Gaurasundar sintió en Su corazón que era entonces el momento oportuno para revelar Su suprema identidad y manifestar Sus trascendentales Pasatiempos, pero, primero, decidió visitar Gaya-Dham; tal fue el deseo de la totalmente independiente Suprema Personalidad, Gaurasundar.

Él llevó a cabo los últimos rituales, la ceremonia sraddha para Su padre, de acuerdo a los mandatos de las Escrituras, y luego, acompañado por Sus discípulos, procedió hacia Gaya-Dham. El Señor se sentía muy dichoso ante la idea de visitar Gaya-Dham; por lo tanto, despidiéndose de Sachimata, partió para Gaya. Pasó por muchos pueblos y aldeas y debido al contacto con Sus trascendentales pies de loto, esos son ahora lugares de peregrinaje.

En el camino, Él habló de muchos temas espirituales, explicando conclusiones difíciles a Sus discípulos. A veces bromeando con ellos, a veces mostrando un humor serio, finalmente arribó a la Colina Mandara. Sobre la Colina Mandara, se encuentra un lugar famoso y el Señor visitó los templos allí, en particular, el templo del Señor Madhusudan. Un día, mientras viajaba, el Señor manifestó sufrir una fiebre. A la mitad del camino a Gaya-Dham, el Señor de Vaikuntha, la Personalidad Suprema, a fin de instruir a las entidades vivientes, manifestó sufrir una fiebre, exactamente como un mortal ordinario. Esto les causó mucha ansiedad a Sus discípulos.

Ellos probaron diversas medicinas y medios para hacer que la fiebre descendiera, pero el deseo del Señor fue que Su fiebre persistiera. Finalmente, el Señor Mismo sugirió un remedio. «El remedio para todo sufrimiento es beber el agua que ha lavado los pies de un bráhmana puro». Para enseñarle al mundo la excepcional posición de un bráhmana puro, el Señor bebió el agua que había lavado los pies de un bráhmana de esa naturaleza. Inmediatamente, tras beber el agua, el Señor recobró Su salud y Su fiebre desapareció. Esas actividades del Señor manifiestan Su verdadera naturaleza, como la describen todas las literaturas védicas.

En el Bhagavad-gita se dice: «A todos ellos, en la medida en que se entregan a Mí, Yo los recompenso. Todos siguen Mi sendero en todo aspecto, oh, hijo de Pritha». Cuando el devoto sinceramente anhela convertirse en el sirviente del Señor, el misericordioso Señor le concede la servidumbre eterna, y luego el Señor Mismo se convierte en el sirviente de Su propio devoto. Por lo tanto, Él es conocido como sevaka-vatsala, quien es muy afectuoso con Sus sirvientes. El Señor acepta de buena gana la derrota, si ello aumenta la fama y posición de Su entregado devoto. ¿Cómo pueden siquiera pensar en abandonar el refugio de los pies de loto del Señor esos devotos que se han entregado totalmente a esos pies?

Continuando Su viaje, ahora aliviado de Su fiebre, el Señor llegó al lugar de peregrinaje, el Río Punpuna. El Señor se bañó, ofreció adoración a su difunto padre, y luego entró a Gaya-Dham.

Al entrar a Gaya-Dham, el Señor ofreció Sus reverencias con las manos juntas al sagrado lugar de peregrinaje. Llegó al Brahma-kunda y, después de bañarse, le ofreció adoración a Su padre de la manera prescrita.

Luego, el Señor fue a Chakra-tirtha. Él entró al templo para ver la impresión de los pies de loto del Señor Visnu, las cuales estaban rodeadas por muchos sacerdotes bráhmanas. Enormes ofrendas de incienso, flores, perfumes, ropas y ornamentos se hallaban apiladas y tendidas por todo alrededor; uno nunca podría contar el número de esas cosas.

Los bráhmanas lucía como seres divinos, sentados allí, describiendo las maravillosas glorias de los pies de loto del Señor. Ellos dijeron: «El Señor Visvesvar, Shiva, siempre mantiene cerca de su corazón estos pies de loto, que son la vida y alma de Srimati Laksmi Devi, la Diosa de la Fortuna.

»El Señor Supremo, por colocar Sus pies sobre la cabeza de Bali Maharaj, lo bendijo; ahora, todos ustedes, almas afortunadas y piadosas, miren esos mismos pies de loto. Solo un momento de sincera meditación en estos pies de loto, lo salvará a uno del infierno. Incluso grandes yoguis místicos muy rara vez llegan hasta estos pies de loto. Ahora, ustedes tienen la fortuna de contemplarlos.

»La Madre Ganga surge de estos pies de loto y las almas entregadas al Señor siempre los mantienen en lo profundo de su corazón. Todos ustedes, almas afortunadas, vean estos pies de loto que descansan sobre la cabeza de Sri Ananta Sesa».

Al escuchar las maravillosas glorias de los pies de loto del Señor Supremo, el Señor Gauranga se sumergió en un océano de dicha extática. A la vista de esos pies de loto, las lágrimas salieron profusamente de Sus ojos de loto y en Su cuerpo trascendental se manifestaron los síntomas extáticos de erizamiento del vello y temblor del cuerpo. Para el beneficio de la toda la sociedad humana, para la buena fortuna de todas las entidades vivientes, el Señor Supremo Gaurachandra, ahora empezaba a manifestar el proceso del servicio devocional, Krisna-prema.

Todos los sacerdotes bráhmanas se quedaron asombrados al ver que un río, como la Madre Ganga, brotaba de los ojos de loto del Señor. Por una disposición divina, Srila Isvara Puri también se encontraba presente en ese momento. Cuando el Señor Gaurachandra vio a Srila Isvara-chandra Puri, le ofreció Sus reverencias con gran afecto. Isvara-chandra Puri también se llenó de alegría al ver al Señor Gaurachandra y lo abrazó muy amorosamente. Ellos fueron incapaces de controlar la intensa dicha de su encuentro y se empaparon de lágrimas uno al otro, mientras esas lágrimas brotaban abundantemente de sus ojos.

El Señor Gauranga dijo: «Ahora que he visto sus pies de loto, Mi visita a Gaya es exitosa y digna. Las oblaciones ofrecidas en un lugar de peregrinaje para la liberación de las almas de los antepasados que han partido, benefician a aquellos para quienes fueron destinadas, pero por su sola presencia, usted libera a las almas de incontables antepasados que partieron. Por lo tanto, ningún lugar de peregrinaje puede compararse a usted. En verdad, usted incluso purifica a los lugares de peregrinaje. Tenga la bondad de salvarme de perecer ahogado en el océano de la existencia material, pues estoy entregando mi corazón, alma y cuerpo a sus pies. La única bendición que deseo es que me haga beber el néctar de los pies de loto de Sri Krisna».

Entonces, Isvara-chandra Puri dijo: «Escúchame, oh, Pandit. Yo sé bien que Tú eres una expansión del Señor Supremo. De otro modo, ¿cómo es posible para alguien poseer una erudición tan vasta y una naturaleza trascendental como la Tuya? Yo soñé anoche que me encontraba con el Señor Supremo y ahora, por verte, ese sueño se ha cumplido.

»Te digo la verdad, oh, Pandit, en Tu presencia yo siento a cada momento un éxtasis que incrementa. Desde que Te vi en Nabadwip, no ha habido nada más en mi mente, salvo y excepto Tú. Sin otro motivo que decir la verdad yo digo esto: La dicha que uno experimenta en la presencia de Krisna, yo la experimento por completo en Tu presencia».

El Señor estuvo muy contento de escuchar las sinceras palabras de Su amado Isvara Puri. Él dijo: «Es Mi buena fortuna haberle encontrado». Ellos se sintieron muy felices en la compañía uno del otro, hablando acerca de temas confidenciales de la Conciencia de Krisna. En el futuro, Srila Vedavyas describirá con detalle estas pláticas entre el Señor Chaitanya e Isvara-chandra Puri. Luego, pidiendo permiso, el Señor se despidió de Isvara Puri. Él se bañó y llevó a cabo el sacrificio, la ceremonia sraddha, en honor de Su padre.

Después de terminar los rituales necesarios para ofrecer oblaciones a Su padre, el Señor salió para Preta-gaya. Allí, el Señor Chaitanya de nuevo llevó a cabo la ceremonia sraddha y satisfizo con palabras muy humildes y dulces a los sacerdotes que atendían allí. Esa fue Su manera de complacer a los sacerdotes. De allí, procedió hacia Daksina-manasa, y luego a Srirama-gaya. En Srirama-gaya, el Señor ofreció sraddha a la Encarnación del Señor Ramachandra. Luego, procedió hacia Yudhistira-gaya y ofreció oblaciones a Yudhistira Maharaj.

Cada vez que el Señor ejecutaba una ceremonia sraddha, los sacerdotes bráhmanas se sentaban alrededor de Él y cantaban mantras. Después del sacrificio cuando eran ofrecidas las oblaciones en el agua, los sacerdotes bráhmanas residentes se precipitaban muy entusiastamente hacia Él para recibir honorarios y otros regalos. El Señor simplemente sonreía ante ese comportamiento y misericordiosamente cortaba los nudos del enredo material en su corazón. El Señor Gauranga luego fue a Bhima-Gaya, luego a Shiva-Gaya, luego a Brahma-Gaya y a otros varios lugares sagrados.

Cuando Él llegó a Sodasa-Gaya, ofreció un sacrificio especial con dieciséis ingredientes especiales, tras lo cual muy respetuosamente les ofreció a todos las oblaciones. Luego, en el Brahma-Kunda, el Señor se bañó y ofreció las oblaciones Gaya-sira. Allí, ofreció hermosas guirnaldas de flores y pasta de sándalo, con Sus propias manos, en adoración a las huellas de los pies de loto del Señor Visnu. Al terminar Su peregrinaje a todos los lugares santos y después de satisfacer a todos los sacerdotes bráhmanas, Él regresó a Su lugar de residencia.

Allí, el Señor descansó durante un rato y luego, sintiéndose refrescado, empezó a cocinar. Cuando terminaba la última preparación, Srila Isvara-chandra Puri llegó a visitarlo. Embriagado por el canto del Santo Nombre de Krisna y sintiendo amor extático por el Señor, entró en la habitación balancéandose como si estuviera ebrio.

El Señor de inmediato dejó de cocinar, le ofreció Sus respetuosas reverencias y lo hizo sentarse confortablemente. Sonriendo, Srila Isvara-chandra Puri dijo: «Oh, Pandit, ciertamente he llegado en el momento apropiado». El Señor respondió: «La buena fortuna me ha sonreído hoy, al enviarlo aquí. Oro por que usted quiera aceptar un arroz prasadam». Srila Puripad sonrió y dijo: «Aparte de esto, ¿que tendrás para Ti?»

El Señor contestó: «Yo cocinaré ahora un arroz para Mí». Srila Puripad preguntó: «¿Cuál es el uso de cocinar de nuevo? Lo que ya has cocinado, compartámoslo». Sonriendo, el Señor contestó: «Lo que ya está preparado es todo para usted; en un instante Yo puedo preparar algo de nuevo. Por favor, no lo dude; usted coma primero». Ofreciendo a Isvara Puri lo que ya había cocinado para Él Mismo, el Señor regresó a la cocina y empezó a preparar comestibles una vez más.

Sintiendo inmensa felicidad, el Señor mostró esa maravillosa misericordia a Isvara-chandra Puri. El único pensamiento de Isvara Puri era Krisna. Con Sus propios manos, el Señor le sirvió a Sripad Puri, quien disfrutó con gran deleite lo cocinado por el Señor. Mientras esto sucedía, Rama Devi, Laksmi Devi, la Diosa de la Fortuna, personalmente apareció y sin ser vista por nadie, en la cocina preparó comida para el Señor.

Después de ver que Sripad Puri estaba completamente satisfecho, el Señor se sentó a comer.

Estas actividades trascendentales del Señor y Sus devotos son tan maravillosas que cualquiera que las escuche con fe y sinceridad, de inmediato le es otorgado el servicio devocional puro a los pies de loto del Señor Krisna.

Después de la comida, el Señor hizo los arreglos para que Sripad Puri descansara. Como un discípulo que sirve a su Maestro Espiritual, el Señor empezó a masajear a Sripad Puri con aceite perfumado. ¿Quién puede describir la elevada posición de Sri Isvara-chandra Puri? Sri Chaitanya, la Suprema Personalidad de Dios, como un discípulo ideal, fue para ver el lugar de Aparición de Sri Isvara-chandra Puri. Con devoción, el Señor dijo a Su llegada: «Ofrezco mis reverencias a la aldea de Kumarahatta, donde Sri Isvara Puri ha aparecido».

El Señor se sintió espiritualmente tan conmovido en este lugar que derramó profusas lágrimas de amor por Isvara Puri y continuamente repitió su nombre. Él recogió un puñado de tierra y la ató en la esquina de Su ropa. El Señor dijo: «Este puñado de tierra del lugar de Aparición de Sri Isvara-chandra Puri es Mi posesión más preciada». Solo la Suprema Personalidad de Dios es capaz de de incrementar las glorias de Sus devotos, lo cual fue ejemplificado por el intenso amor de Sri Chaitanya hacia Sri Isvara-chandra Puri. El Señor dijo: «Por la asociación con Isvara-chandra Puri, mi peregrinaje a Gaya ha sido plenamente exitoso».

Al siguiente día el Señor fue para ver a Isvara Puri y, con dulces y humildes palabras se acercó pidiéndole ser iniciado en el canto del mantra. Srila Puripad dijo: «¿Me pides que te inicie en el mantra? Yo te entregaré mi vida y alma».

Luego, para instruir a todos, la Suprema Personalidad de Dios, Sri Narayan, el supremo Maestro Espiritual de todos, aceptó ser iniciado por Sripad Puri en el canto del mantra de diez sílabas. El Señor caminó alrededor de Sripad Puri, y le dijo: «He entregado Mi vida a ti; por favor, siempre mírame con misericordia, de manera que pueda flotar siempre en el océano de amor por Krisna».

Sri Puripada se sintió conmovido por las palabras del Señor y lo abrazó estrechándolo contra su pecho. Profusas lágrimas de amor fluyeron como torrentes de los ojos de ambos, humedeciendo el uno al otro.

El omnisciente Señor Supremo permaneció en Gaya por un tiempo, otorgando muy generosamente Su misericordia a Srila Puripad. Lentamente se aproximaba el momento en que el Señor le revelaría al mundo la razón de esta Encarnación. Su amor por Krisna se fue manifestando cada vez más, día tras día. Un día, el Señor estaba sentado en un lugar solitario, cantando en meditación Su mantra de iniciación. El Señor se ensimismó en el extático mundo de recuerdos acerca del Señor Supremo, y cuando recobró Su conciencia, empezó a lamentarse y a llamar al Señor, el objeto de Su contemplación.

«¡Oh, Krisna! Mi querido Señor; oh, Señor Hari, ¡Tú eres mi vida y alma! Has robado Mi corazón, pero ahora, ¿adónde te has ido? ¿En qué dirección puedo encontrarte, Mi amado Señor?» El Señor gritaba, sintiendo intensa separación de Su muy amado Señor, y lloraba amargamente. El Señor estaba absorto en saborhear el néctar del amor por Krisna y rodaba por el piso, con Su cuerpo cubierto de polvo. El gritaba, grandemente afligido: «¿Dónde está Mi amado Krisna y adónde se ha ido, abandonándome?».

Sri Nimai Pandit, por mucho tiempo un erudito e instructor serio y grave, ahora mostraba suma agitación al quedar anonadado por la flecha del amor por Krisna. Él rodaba por el suelo y gritaba fuertemente, flotando en las olas del éxtasis que era provocado por una intensa separación de Él Mismo. Muy pronto llegaron Sus estudiantes y cuidaron al Señor con gran atención, trayéndolo de vuelta a la conciencia externa. El Señor dijo: «Todos ustedes regresen a sus casas, ya no deseo regresar con Mi familia. Voy a ir a Mathura para encontrar al amado Señor de Mi corazón, Sri Krisnachandra».

Los estudiantes emplearon toda su inteligencia, y valiéndose de diversos medios, mantuvieron al Señor tranquilo y quieto. Constantemente absorto en el amor por Krisna, el Señor de Vaikuntha se encontraba ahora en el humor de un devoto puro. Su corazón se agitaba al sentirse separado del Señor; no podía permanecer paciente. En las muy tempranas horas de una mañana, el Señor se escabulló de la casa, sin que nadie lo notara, deseando ir a Mathura. Se encontraba en un estado de trance extático y le gritaba a Krisna mientras caminaba: «Oh, Señor Krisna, Mi querido Señor, ¿dónde puedo encontrarte?»

Después de cierta distancia, escuchó una voz divina que decía: «No continúes ahora hacia Mathura. Llegará el momento en que irás a Mathura, pero ahora regresa a Nabadwip, a Tu casa. Tú eres la Suprema Personalidad de Dios, el Señor de los planetas Vaikuntha. Has venido a este mundo material junto con Tus asociados eternos, para liberar al mundo entero. Tú propagarás el canto congregacional del Santo Nombre de Krisna por todo el universo y con liberalidad les distribuirás a todos el objeto más preciado, el amor a Krisna. Eres ominisciente, así que ya lo sabes todo.

»Has venido a distribuir el objeto más deseado, cuyas glorias son continuamente cantadas por Ananta Shesha, cuyo sabor nectáreo seduce incluso la mente del Señor Brahma, el Señor Shiva, Sanat-Kumar y los otros Kumaras. Nosotros somos Tus eternos sirvientes, es nuestro deber recordarte el propósito de Tu Encarnación. Presentamos esta petición ante Tus pies de loto. Eres el mantenedor de todas las entidades vivientes, la Verdad Suprema e Independiente. Nadie puede obstruir el que lleves a cabo Tus propios deseos puros; por lo tanto, nuestro Señor, por favor, regresa a Tu casa y en muy corto tiempo irás a Mathura».

Tras escuchar el mensaje divino, el Señor, Sri Gaurasundar, detuvo Su viaje a Mathura y regresó a Su habitación en Gaya, sintiendo gran felicidad y satisfacción.            Terminado Su peregrinaje a Gaya, el Señor, junto con Sus discípulos partió para Nabadwip, donde iba a empezar la propagación del Santo Nombre de Hari y la distribución del amor por Krisna para todos. Después de regresar de Gaya, ocurrió un definitivo y maravilloso cambio en el Señor. Los síntomas extáticos de la trascendental devoción amorosa incrementaron en Él, día tras día.

Aquí terminan los temas del Adi-khanda, por favor, ahora escuchen los temas del Madhya-khanda.

Seguramente el Señor Gaurachandra aparecerá en el corazón de quienquiera que escuche con fe y devoción esta narración acerca de cómo el Señor realizó Su peregrinaje a Gaya.

Uno puede asociarse con el Señor Krisna simplemente por escuchar de Sus actividades trascendentales. Esta asociación es eterna, y el Señor nunca abandonará a ese devoto puro.

Soy capaz de describir en este libro algo de los Pasatiempos trascendentales del Señor Chaitanya, solo debido a que mi amado Señor y Amo, Nityananda Prabhu, me dicta todo esto mientras está sentado en el trono de mi corazón.

Solo por Su misericordia es que yo puedo registrar estas maravillosas y trascendentales actividades del Señor Chaitanya. Independientemente, sería imposible escribir acerca de estos gloriosos Pasatiempos.

Solo soy un muñeco de madera que baila debido al hechizo mágico del Mago Supremo, el Señor Gaurachandra, pues Él me hace hablar acerca de Sus trascendentales Pasatiempos.

Las actividades trascendentales del Señor Chaitanya son eternas, ilimitadas, sin principio, sin fin. Para mí, son insondables; de una manera u otra, simplemente escribo.

Por otra parte, mi posición es como la de un ave que vuela en el ilimitado azul. Vuelo tan alto como ella es capaz de volar.

Los Pasatiempos y las glorias del Señor Chaitanya son un océano sin orillas; uno solo es capaz de narrar hasta esa extensión de la misericordia que ha recibido del Señor.

En el Srimad Bhagavatam (1.18.23) se explica: «Las aves vuelan tan alto como son capaces. Similarmente, los eruditos conforme a su inteligencia, describen los trascendentales Pasatiempos del Señor al grado que ellos entienden».

Ofrezco mis caídas reverencias a los pies de todos los devotos Vaisnavas del Señor, orando por que yo sea purificado de todas mis ofensas.

Si alguien tiene el deseo de cruzar este océano de nesciencia y ahogarse en el océano del nectáreo Krisna-prema, entonces que tome completo refugio en los pies de loto del Señor Nityananda Prabhu.

La más grande joya que reside eternamente en mi corazón es el conocimiento de que el Señor Chaitanya Mahaprabhu es el Señor de mi muy amado Nityananda Prabhu.

Muchas personas dicen diferentes cosas acerca de mi Señor Nityananda. Algunos dicen que Nityananda Prabhu es el Señor Balaram. Otros dicen que Él es el más amado del Señor Chaitanya. Otros, que Él es amo del Poder Supremo. Otros dicen: «¿Quién es realmente? No puedo entenderlo».

Alguien puede considerar al Señor Nityananda como un sannyasi; alguien, como un devoto; alguien, como una personalidad muy versada. Que según lo deseen, digan lo que gusten. Incluso si Nityananda es el sirviente más insignificante del Señor Chaitanya, yo mantendré por siempre Sus pies de loto en mi corazón.

Por otra parte, yo pateo la cabeza de esos pecaminosos y desdichados agnósticos que ignoran las glorias del Señor Nityananda y que lo critican.

¡Todas las glorias a Nityananda Prabhu, quien es la vida y alma de Chaitanya Mahaprabhu! Que yo logre recibir el eterno refugio de Tus pies de loto. Tú cantas continuamente las glorias del Señor Chaitanya. Que yo pueda asistirte en la glorificación del Señor Chaitanya. Mi único y solo deseo es tener Tu asociación, nacimiento tras nacimiento.

Quienquiera que escuche estas narraciones acerca del Señor Chaitanya como las describe el Adi-khanda de este libro, ciertamente recibirá todas las bendiciones de Sri Gaurachandra.

Antes de partir de Gaya, Nimai Pandit fue a visitar a Isvara Puri a fin de recibir su permiso para marcharse; luego, regresó a Nabadwip Dham. Todos los residentes de Nabadwip-Dham enloquecieron de alegría por el regreso del Señor, como cuerpos muertos que súbitamente reviven.

El Señor Sri Krisna Chaitanya y el Señor Nityananda Prabhu son mi vida y alma. Yo, Vrindavan Das, humildemente ofrezco este canto a Sus pies de loto.

Así termina el Adi-khanda del Sri Chaitanya-bhagavata.

 

Traducción al español

Sri Chaitanya Saraswati Sridhar Govinda Sevashram de México, A. R. (Jai Balai Das)

CAPÍTULO DIECISÉIS

Sri Chaitanya Bhagavata, madhya kanda, capítulo uno.

Comments

comments